Alerta con este veneno legal: medicos advierten el peligro de cocinar con estos cubitos

Salud 51430 Visitas

Hoy en día nuestra alimentación está en peligro por el consumo de productos peligrosos en la cocina. Las pastillas de caldo como por ejemplo los que se comercializan en marcas como: Caldo Knorr, Maggi, Distante, Ajinomoto, Kitano y otros “alimentos” que mejoran el sabor, contienen glutamato monosódico, el peligro puede estar muy cerca.

Las sustancias que contiene el cubo de caldo lo convierten en un perfecto lugar para que proliferen a su antojo millones de microorganismos, en su mayor parte causantes de enfermedades. Responsable de causar las más diversas reacciones cuando se ingiere: náuseas, alergias en la piel, vómitos, taquicardia, dolor de cabeza, latidos cardíacos irregulares, mareos, e incluso depresión.

El uso de productos industrializados cada día nos puede causar más daños

El glutamato puede provocar que el sistema endocrino para producir acetilcolina, una sustancia que, además de estimular la función muscular, reduce la absorción de la glucosa por las neuronas. El resultado puede ser de más peso e incluso la enfermedad de Alzheimer. Un caldo que puede llegar a ser muy peligroso y al mismo tiempo bastante desagradable.

Un sabor peligroso

Ese típico delicioso “sabor” de la comida demuestra claramente la gran cantidad de sustancias químicas, que es muy utilizado en casi todos los platos de este tipo de comida. Las pastillas de caldo de pollo, carne y verduras es una amenaza para la salud de todos que la consumimos.

Una de las consecuencias más resultantes es el bloqueo de las funciones neurológicas del hipotálamo, lo que ayuda a controlar el apetito, el glutamato nos lleva a comer más de lo que necesitamos y que solo aumenta la obesidad.

Una solución simple, barata y de bajo costo es congelar hierbas y especias naturales sumergidos en aceite de oliva, aceite de coco o mantequilla en bandejas de cubitos de hielo. Se pueden utilizar con la misma funcionalidad que los cubos venenosos que las industrias alimentarias nos induce a comprar a través de anuncios elaborados. Con esta solución además de comer saludable obtendremos gustos completamente individuales y son aún más caros que los cubos llenos de productos químicos nocivos.

Compartir

Comentarios